La Entrada De Festival Más Cara Del Mundo

helicopter iceland

La próxima vez que tengas 1 millón de euros de sobra por ahí, ¿Por qué no lo gastas en una experiencia ulta VIP al Secret Solstice Festival de este 2016 en Islandia? El año pasado este festival consiguió el récord mundial a la entrada de festival más cara del mundo, alcanzando los 200.000 dólares. Los organizadores del festival han intensificado aún más el lujo, no importando una mierda lo que tienen que gastar para ello para un pequeño grupo de (muy) privilegiados individuos.

¿Qué está incluido en esta suma desorbitante de dinero preguntas? Bien:

  • Vuelta en avión privado para 6 personas (Gulfstream G300 o similares) desde cualquier lugar de la Tierra
  • Una lujosa villa con 6 habitaciones para 7 noches en el centro de Reykjavik
  • Una cena privada en la villa con un prominente chef de Islandia
  • Dos lujosos coches privados con conductoras a disposición las 24 horas del día para toda la semana
  • Seguridad privada a todas horas durante toda la estancia
  • Dos conciertos privados de importantes músicos de Islandia
  • Un tour aéreo privado de Islandia (con parada para una comida con champagne en un lugar geotérmico
  • Un tour privado que incluye observar ballenas y delfines
  • Una caminata sobre glacial nocturno con sol aún después de media noche
  • Experiencia con moto de nieve sobre el glacial
  • Desplazamiento en helicóptero en la mayoría de las actividades descritas
  • Acceso VIP al backstage durante todo el Secret Solstice Festival

Secret solstice rave

Aclamado por muchas fuentes como “el festival de música más único del mundo”, Secret Solstice ha creado un precedente de eliminar los límites de lo que es posible en un evento musical. Ya se trate de personas dentro de un glacial  o en la cámara de magma de un volcán, experiencias muy exclusivas, increíble planning, el objetivo de Secret Solstice ha sido siempre ser un evento como ningún otro en el mundo.

Voy a mi coche a buscar la cartera…

 

Comments

Más artículos
Berlín: así nació la industria que aportó 1.500 millones de euros en 2018